Receta de pizza cubana


La pizza tiene su origen en Italia, pero son muchos los países que han logrado hacerla suya, darle su sabor, hacerla única e inconfundible. Ese es el caso de Cuba, que ha hecho de su “pizza cubana” una pieza más de su cultura.

como hacer pizza cubana en casa facil

Los cubanos han sabido darle su toque especial, que hace que comer una pizza en las calles de La Habana no tenga nada que ver con comer una pizza en cualquier otro país del mundo.

Pero no la confundas con la controvertida pizza hawaiana (que seguro que amas u odias). Lo que hace única a la pizza cubana es su esponjosidad, la armonía entre el queso y la salsa, su tamaño y hasta su forma de comerla. Y es que la pizza cubana es un plato barato, sencillo, sabroso y para una persona. Los cubanos suelen comerla individualmente con las manos mientras pasean por las calles, como haríamos en España con un bocadillo o en México con un taco.

Si quieres sentir la cultura y los aromas de La Habana en tu hogar, no dudes en cocinar esta receta de pizza cubana, que además de sabrosa es muy fácil de preparar.

Ingredientes de la pizza cubana (Por cada persona)

Para la masa:

  • 150 gramos de harina de trigo
  • 5 gramos de levadura fresca
  • 80 ml de agua
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharadita pequeña de leche en polvo

Para terminar la pizza cubana:

  • 2 cucharadas de salsa de tomate (tomate frito con las especias que te gusten. Los cubanos suelen usar comino, romero y ajo en polvo)
  • 50 gramos de queso blanco rallado (mozzarella o el que más te guste)
  • 50 gramos de jamón cocido

Cómo preparar la pizza cubana

Necesitarás un bol, un accesorio de tamizado, un molde de horno redondo de unos 25 cm de diámetro y horno

  1. Pon la harina tamizada junto con la leche en polvo en un bol y mezcla con las manos.
  2. Mezcla el agua con la levadura en un vaso y después añádelas poco a poco al bol mientras sigues mezclando todo con las manos.
  3. Añade la sal y amasa todo junto hasta obtener una masa homogénea no demasiado pegajosa.
  4. Cuando tengas una mezcla homogénea añade el aceite por fuera y haz una bola (no es necesario que el aceite quede en el interior de la masa, servirá para dar forma y que la masa sea más manejable).
  5. Entonces debes empezar a estirar la masa (sin que se rompa) con las manos, y después doblarla hasta obtener de nuevo un tamaño pequeño, entonces aplastaremos y volveremos a estirar en otra dirección para volver a doblarla sobre sí misma. Así durante unos 10 minutos (esta será la clave para lograr la esponjosidad de la masa).
  6. Pasados 10 minutos repitiendo la técnica, dejaremos la masa con forma de bola en un bol tapada con un paño durante 2 horas mínimo (hasta que doble su tamaño).
  7. Una vez haya crecido la masa, la cogeremos y le daremos unos golpecitos sobre una superficie de trabajo para eliminar el exceso de aire.
  8. Entonces engrasaremos nuestro molde de horno con un poco de aceite. Pondremos dentro la bola de masa y la aplastaremos poco a poco con las manos hasta que cubra toda la base del molde.
  9. Sobre ella añadiremos la salsa de tomate extendiéndola sobre toda la superficie.
  10. Taparemos y dejaremos reposar así al menos 10 minutos para que la salsa se integre en la masa logrando esa armonía de sabores. Durante este tiempo aprovecharemos para precalentar el horno.
  11. Pasados los 10 minutos la masa debe desprender un aroma delicioso. Ahora añadiremos el queso y el jamón cocido, y hornearemos a 200ºC durante 15-20 minutos. Debe quedar una pizza completamente cocida y crujiente.
  12. Para comerla al más puro estilo cubano, la sacaremos del horno y, con cuidado, la pasaremos del molde a un simple papel de hornear recortado al tamaño aproximado de la pizza. Entonces podremos cogerla con una mano y doblarla (dándole forma de taco o más bien de bocadillo de pan bao gigante) y tras sentir el crujir de la masa… ¡a devorar la pizza!

Trucos para hacer la mejor pizza cubana:

  • Engrasar bien el molde es uno de los pasos fundamentales, ya que si no lo engrasamos bien podría pegarse la masa y nos costaría desmoldarla, por lo que fastidiaríamos nuestra pizza cubana.
  • Cuanto más repose la masa más esponjosa estará, así que si pasadas 2 horas en el paso 6 la masa no ha crecido al doble, ten paciencia y espera más tiempo, ya que si te apresuras podrías perder la esponjosidad de la masa.
  • Si hacemos pizza para nuestros amigos o familiares, haremos una pizza individual para cada uno de ellos. Entonces, haz una gran masa con los ingredientes suficientes y sigue los pasos exactamente igual hasta el paso 6. En este paso lo que haremos será dejar la masa reposar 10 minutos y después cortar en las porciones individuales. Serán estas porciones las que dejemos reposar 2 horas por separado cada una en un bol o, si no tienes suficientes, todas en una bandeja, pero con una separación suficiente entre ellas como para que crezcan al doble de tamaño y no se toquen.

Como ves, la pizza cubana es totalmente diferente a la italiana o a cualquier otra, ya que está concebida como un plato para comer mientras caminas, asequible y sencillo.

Su esponjosidad hace que casi parezca un pan, pero la integración de esos sabores cubanos hará que te transportes a sus calles de colores en un segundo.

Cuando la pruebes solo desearás un billete de ida hacia La Habana.

Cuba